RESUMEN
A.- La primera publicación trata de una revisión de 487 citas bibliográficas en donde se indican recomendaciones y tratamiento, basados en la evidencia, de la TVP en la edad pediátrica.
La gradación de las recomendaciones acerca de los antitrombóticos enla TVP en niños se basan en el trabajo de Gordon Guyatt et al. (CHEST 2004; 126: 179S-187S):
- Grado 1: Recomendación firme y certeza absoluta de que los beneficios superan, o no, a los riesgos.
- Grado 2: Puede haber diferentes opciones ya que el balance entre los beneficios y riesgos es menor.
- Grado A: Ensayos aleatorizados con resultados consistentes.
- Grado B: Ensayos aleatorizados con resultados menos consistentes o con deficiencias metodológicas importantes.
- Grado C: Estudios de observación o aplicación de los resultados de ensayos aleatorizados obtenidos en un determinado grupo de pacientes a otros grupos diferentes.
- Grado C +: La generalización de los ensayos aleatorizados es indudable o los datos de los estudios de observación son abrumadores.

Las recomendaciones de este artículo, basadas en los grados citados (1A, 1B, 1C, 1C+, 2A, 2B, 2C) son las siguientes:
1.- Neonatos con ETEV: Tratamiento con HNF o HBPM, o monitorización radiográfica y terapia anticoagulante en caso de extensión de la trombosis (Grado 2C).
2.- Terapia trombolítica en neonatos: No debe emplearse a no ser que la trombosis afecte a los grandes vasos que sean responsables de un compromiso crítico en órganos o extremidades (Grado 2C).
3.- Niños de > 2 meses con TVP: Comenzar el tratamiento con Heparina IV o HBPM (Grado 1C+). En casos de ETEV idiopática debe continuarse la terapia anticoagulante al menos durante 6 meses usando antagonistas de Vit K (INR entre 2-3) o alternativamente HBPM (Grado 2C). ETEV secundaria: 3 meses AVK o HBPM (Grado 2C). En recurrencias idiopáticas el tratamiento debe ser indefinido con AVK (Grado 1C+), o HBPM (Grado 2C) en caso de problemas con la AVK. La terapia trombolítica no está indicada como opción inicial y rutinaria (Grado 2C).
4.- Neonatos y niños >2 meses con indicación de cateterización cardiaca por vía arterial: Profilaxis con Heparina IV (Grado 1A). Se sugiere una dosis inicial de Heparina en bolo de 100-150 U/Kl que debe repetirse en casos de procedimientos prolongados (Grado 2B). El AAS no se recomienda (Grado 1B).
5.- Neonatos y niños >2 meses con catéter venoso periférico: Se recomienda la administración de Heparina a bajas dosis a través del catéter, preferiblemente en infusión continua (Grado 1A). En caso de EP debida al catéter se recomienda la retirada inmediata del mismo (Grado 2C) .
6.- Profilaxis de trombosis aórtica secundaria al empleo de catéteres a través de la arteria umbilical en neonatos: Infusión de heparina a bajas dosis (1-5 U/h) (Grado 2A)

B.- La segunda publicación trata de un estudio farmacocinético y las dosis óptimas de HBPM que deben emplearse en los diferentes grupos y edades del periodo pediátrico en casos de ETEV.
Se trata de un estudio en Fase II sobre 35 niños con indicación de anticoagulación para el tratamiento de ETEV y el objetivo del trabajo es determinar la dosificación diaria necesaria para lograr niveles de Anti-Xa entre 0,5-1 UI/ml, y datos de seguridad preliminares con el uso de HBPM.
Los grupos de edad estudiados son los siguientes: 0-2 meses, 2 meses-1año, 1-5 años, 5-10 años, 10-16 años.
En los resultados se demuestra una relación entre la edad de los niños y las dosis adecuadas, observando que cuanto más temprana es la edad del niño con TVP se necesitan dosis más elevadas de HBPM, el aclaramiento de la misma es más rápido, el pico de anti-Xa se alcanza más rápidamente y tiene un volumen de distribución incrementado. Por lo tanto cuanto menor sea la edad del niño mayor es la probabilidad de encontrarse por debajo del rango terapéutico como se demuestra en este trabajo ya que más del 75% de los niños de menos de 1 año no alcanzan el nivel anti-Xa adecuado en tratamientos con HBPM.
En cuanto a los efectos adversos se relatan 4 recurrencias y 1 hemorragia mayor.
Las conclusiones son las siguientes:
- Hay una relación inversa entre la edad y las dosis necesarias de HBPM en el tratamiento de la ETEV que se explica por el incremento del aclaramiento extravascular en los niños de menor edad.
- La dosis inicial es probablemente más elevada en niños de <10 años comparada con los que tienen más edad.
- En niños de menos de 5 años los picos de actividad anti-Xa se producen entre 2-3 horas, por lo que el control para el ajuste de dosis en este grupo de edad de debería de producir en este tiempo en vez de a las 4-6 horas.
- Una significativa proporción de niños se encontraban por debajo del rango terapéutico de actividad anti-Xa al monitorizar una vez al mes, por lo que se recomienda que la monitorización sea 2 veces al mes.
- Es necesario el diseño de ensayos clínicos controlados sobre el tratamiento de la TVP en niños.