COMENTARIOS
Dr. Josep Marine.lo

La cuestión de la Incidencia y Prevalencia del SPT es evaluada desde varias perspectivas clínicas.No obstante, no permite establecer la concreción que sería deseable, ya que finalmente se establece en una ratio de margenes muy amplios (15%-50%). Con toda probabilidad ello sea debido a la variabilidad en los criterios clínicos de inclusión de los diversos signos y síntomas clínicos propios de la EPT. Este sesgo es el ya advertido en los trabajos epidemiológicos sobre la Insuficiencia Venosa Crónica (IVC), y de forma muy reciente en el Libro Blanco (1). A este respecto, el estudio cita diversas escalas o “scores” de valoración como los de Villalta y Ginsberg entre otros, y cuando hace referencia a la Clasificación CEAP no la considera desarrollada de forma específica para la EPT. En mi criterio, la Clasificación CEAP adolece de algunas matizaciones, pero entre las que ciertamente no se encuentra la falta de objetividad para los diversos grados evolutivos de la IVC. Y éstos no son diferentes clínicamente tanto si ésta es Primaria o Secundaria a una TVP. En cuanto a los factores predisponentes personales, y si bien cita el sobrepeso como causa de la TVP, no la relaciona con el desarrollo evolutivo de la EPT. Recientemente F. Padberg y cols han publicado un interesante trabajo sobre la relación de la obesidad con la clínica de la IVC, tanto Primaria como Secundaria cuya lectura estimo de interés para la discusión interactiva de la EPT (2). El trabajo, excelente y exhaustivo en la mayoría de sus aspectos, apenas profundiza en dos aspectos fundamentales en esta enfermedad: los datos hemodinámicos y el papel de las estrategias quirúrgicas. Probablemente, ambos ligados con la condición profesional de sus autores. Sobre el primer aspecto, el trabajo no profundiza en que estudios hemodinámicos son los adecuados para el seguimiento de la EPT, ni que parámetros sobre el Reflujo Venoso deben valorarse. A este respecto, me remito a algunos trabajos que han analizado este tema. (3,4) En cuanto al tratamiento quirúrgico, y si bien es absolutamente cierto que, por su propia fisiopatología, las tácticas y técnicas quirúrgicas válidas en la IVC Primaria tienen poca aplicación en la EPT, la actuación sobre las Venas Perforantes, sobretodo utilizando la estrategia SEP´s, presentan excelentes resultados en grupos seleccionados de enfermos. Finalmente, los autores inciden en la necesidad de que se realicen estudios prospectivos sobre la evolución de la TVP hacia estadios de EPT, recomendación que me permite realizar especial énfasis en la Base de Batos BASALTO recien iniciada.